Testimonios


Como instructor de una disciplina tan delicada, que requiere destreza, capacidad de razonar y analizar peligros en situaciones de estrés, se hace fundamental compartir con ustedes los testimonios de colaboradores y alumnos a lo largo de mi carrera como profesor y como profesional de este rubro.

Tras el estallido insurreccional acontecido el fatídico día 18 de octubre de 2019, y sobre todo los días 19 y 20 siguientes, pude vivir en carne propia cómo los “revolucionarios” comenzaban a avanzar hacia el supermercado que se encontraba al final de la calle donde también se encuentra el condominio donde vivo. Tras a su paso, los delincuentes dejaban barricadas humeantes y comenzaban a entrar a los condominios aledaños. Sin pensarlo mucho, me uní con unos vecinos para realizar turnos durante las noches del 19 y 20 para vigilar y defender nuestro condominio de los insurrectos ya que los conserjes se fueron todos a sus respectivas casas. Durante la noche se sentía volar muy bajo los helicópteros de las FF.AA. y de repente, llegó una patrulla de Carabineros a evaluar la situación, pero recibieron una lluvia de piedras y objetos contundentes de los mismos delincuentes que los obligó a replegarse. Además, recibieron desde las alturas pifias e insultos que provenían del resto de vecinos de los otros e incluso de mí mismo condominio que avalaban y justificaban la insurrección que estaba en curso en nuestro país. Ante toda esta situación, me di cuenta que estaba “solo” y decidí volver a mi casa cabizbajo y abandonar mi turno de vigilancia ya que nada más tenía sentido. Lleno de rabia e impotencia porque deduje que el Estado y las fuerzas del orden no podrían ayudarme y tendría que ser yo mismo el encargado de defenderme y de proteger mi propio hogar y todo lo que es mío. Semanas siguientes, me decidí a obtener un arma de fuego para defensa personal y en paralelo empecé a buscar por internet “Cursos de tiro en manejo de armas de fuego”. Di con un curso de manejo de armas de fuego en un Club de Tiro y me inscribí. El curso lo encontré muy básico y “ahí no más” porque era muy corto y se enfocaba más al tiro deportivo. Por consiguiente, no era el curso que estaba buscando ya que requería un manejo un poco más avanzado del arma y poder aplicarlo hacia una situación más realista donde tendría que enfrentarme con delincuentes cara a cara. No me servía dispararle a un blanco de color blanco que se encontraba inmóvil a unos 10 m de distancia donde no me estaba apuntando con un arma y que se encontraba en un ambiente controlado. Sin embargo, dicho club de tiro me recomendó la marca y modelo de una pistola semiautomática que tuve la oportunidad de probarla mientras hacía el curso.

Luego del largo proceso de acreditarme en la Autoridad Fiscalizadora e inscribir el arma de fuego que compré, ya que di la prueba de conocimientos en febrero de 2020 y luego al llegar la Pandemia del COVID-19, el proceso fue aún más lento hasta que fines de 2020 ya pude tener mi arma en mi poder.

Como todavía seguía con el interés de aumentar mis conocimientos, di con la página web de Rodrigo León después de una búsqueda en Google y decidir tomar un curso con él. ¡Pero qué gran diferencia con el otro curso! Su metodología de clases es muy focalizada y ajustada a la propia realidad del alumno, donde también se evalúan posibles escenarios y estrategias de cómo poder actuar y enfrentarse a una situación en la que hay que reaccionar y actuar rápidamente. Sumado también a que sus apuntes son excelentes y entregan información valiosa para comprender tanto aspectos legales como fundamentos básicos. Rodrigo es capaz y logra transmitir toda su experiencia acumulada de años de su completísimo Currículum y consigue cambiarte la mentalidad. Rodrigo lo hace de manera totalmente altruista, compartiendo todas las “mañas” que él aprendió, no guardándose nada para él, lo que habla muy bien de él. También tiene harta paciencia y siempre se preocupa de que las cosas queden claras, ya que se paga muy caro el no poder comprenderlas en su debido momento. La enseñanza para mí ha sido como la de un verdadero padre que educa a su hijo, por lo que se agradece enormemente.

En resumen, por el precio que cobra y por todo lo que uno logra aprender, encuentro que su curso lo vale completamente y por tanto lo recomiendo un 100%. Lo único que me arrepiento es no haber tomado sus clases desde un primer comienzo.

Francisco Ch.

Vivo en un sector rural de la Región Metropolitana, y tomando en cuenta el aumento de la delincuencia en esta zona y en otras muchas más, me preocupaba mi seguridad y la de mi familia.

Conversando con un amigo de esta situación, me comentó que él había tomado un Curso de Defensa con Arma de Fuego, y se había decidido a comprar un arma. Empece a averiguar el uso y tipo de arma más usada para defensa personal, y me decidí a comprar una. Sin saber usar una pistola y habiendo iniciado los trámites de la compra, mi amigo, me contactó con Rodrigo para tomar el curso de Defensa que él imparte.

“En el transcurso del curso, y perdiendo el nerviosismo inicial, apoyado por la seguridad y experiencia de Rodrigo, quien fue compartiendo sus experiencias personales y conocimientos legales, apoyado por la práctica de tiro, se hizo entretenido el pasar de las diferentes clases. Lo que más destaco de las clases es la metodología, seriedad y compromiso que entrego en sus clases conmigo, como alumno sin conocimientos ni experiencia en disparar un arma.

Hoy puedo decir que tengo conocimientos legales y algo de experiencia en tiro, y sin duda seguridad en el uso de armas de fuego, que me permitirían ante una situación real de peligro para mí y mi familia, tener muchas más probabilidades de salir airoso e ileso.”

Por todo lo que me entregaste y por el apoyo que me sigues entregando.

GRACIAS RODRIGO

L. Lastra

Durante el 2015 mi pareja y yo fuimos víctimas de mas de 4 asaltos en diferentes circunstancias y diferentes comunas, pero fue luego de sufrir un portonazo a plena luz del día a las afuera de nuestra casa en Julio de este año (2016), donde por minutos pudieron llevarse a nuestras hijas, fue que decidimos tomar el curso de tiro defensivo con Rodrigo y así prepararnos para defender nuestra familia sin es necesario.

Rodrigo, desde un inicio fue claro y contundente con su información, logrando que al terminar el curso uno sintiera la seguridad en el manejo de un arma con los tips necesarios para mantener el debido cuidado con nuestras hijas pequeñas.

Todo su respaldo y experiencia resumida hace que sus clases sean mucho mas que practicar tiro defensivo, es un conjunto de información y tips que solo se pueden obtener con alguien con los años de experiencia y vivencias de Rodrigo.

Muchas Gracias Rodrigo por tu constante preocupación y dedicación a tus alumnos!

Ma. Fernanda y F.G.

Sr León. Nuevamente lo felicito por el excelente curso de instrucción que imparte. Verdaderamente útil y practico. Tanto las charlas teóricas y las practicas de tiro, fueron de gran ayuda, y ambas partes son fundamentales y complementarias. Muy importante el marco legal el cual tu enseñas y que comúnmente no explican. Ten por seguro que lo recomendaré a quien me consulte.

Sugerencia:

– Ya que las sesiones son de 2,5 hrs, sugiero que le indiques a los alumnos que lleven una botella de agua o un snack.(si quieren).

– Debido a los inconvenientes que tuvimos con la guía de libre transito, sugiero que le indiques a los alumnos que, directamente la soliciten en San Bernardo o Colina, para ahorrarse problemas.

Finalmente te repito. Ud es un experto y un excelente maestro instructor.

Mis felicitaciones.

Saludos.

Alejandro Barrios Matamala

Rodrigo hace unas clases fabulosas y me recordó cuando aprendí a conducir, pues nunca pensé que llegaría a tomar un arma y a dispararla, tal cual como al principio era un desastre conduciendo sin siquiera poder cambiarme de pista.

Rodrigo preparaba cada clase con esmero y se preocupaba de cada detalle: tomar bien mi pistola, la cual yo debía conocer, poder apretar el gatillo sin tirones y también poder apuntar y disparar donde yo quería.

Luego al dificultad fue aumentando pudiendo explicarme todo con paciencia y ahora estoy tranquila sabiendo que puedo disparar mi arma sin problemas si pillo a alguien dentro de mi casa.

Srta. Valentina Pacheco

Yo, Luis Longhi Bernal, Capitán de Navío de Infantería de Marina, en condición de retiro a contar del año 2005, certifico que mientras me desempeñé como Jefe de la Agrupación de Seguridad del Comandante en Jefe de la Armada, entre los años 1993 y 1997, conocí a Don Héctor Rodrigo León Campos, Mayor de Carabineros de Chile, en condición de retiro, quien era representante para el país de la firma de Armamentos Para-Ordnance MFG, de nacionalidad Canadiense.

En mi interés por mejorar el armamento de puño con que contaba la Unidad para cumplir con sus funciones, gestioné durante el año 1994, la adquisición a través de la Dirección de Armamentos de la Armada, de 25 pistolas P 1445-R calibre .45 con dos cargadores de 14 tiros cada uno; además de lo anterior y debido al excelente resultado del armamento adquirido, posteriormente en el año 1996, la Dirección de Armamentos de la Armada adquirió 48 pistolas P 1245-R calibre .45 con dos cargadores de 12 tiros cada uno, para venta y uso personal de los Oficiales de la Institución.

Durante todo el tiempo que el Sr. Héctor Rodrigo León, se desempeñó como proveedor de armamento de la Armada, demostró responsabilidad, puntualidad en las entregas, garantía del armamento entregado y excelente predisposición para realizar las capacitaciones del uso, mantenimiento y técnicas de tiro a todo el personal de la Agrupación de Seguridad del Comandante en Jefe de la Armada.

Santiago, 28 de Octubre de 2008.

Sr. Luis Longui

Capitán de Navío de Infantería Marina (R)

Hola mi mayor le saluda uno de sus ex alumnos de tiro táctico de carabineros  uno de los que aprendió a como usar la herramienta de trabajo, conseguí su correo desde la pagina del club de tiro, me gustó saber que aún sigue bueno pal balazo jajaja yo aquí aun parado sobre los zapatos como usted decía, sus enseñanzas me han ayudado mucho en esta carrera  llamada Carabineros, de verdad que todo lo que nos contaba como anécdotas suyas es lo que sucede en realidad en la vida del carabinero, tanto como en los enfrentamientos con delincuentes como en la vida diaria, soy uno de los agradecidos de usted por todo lo que me enseño ya que si no fuera por eso seria uno mas de los tantos mártires de la institución, aparte seria otro reprobado en las prácticas de tiro que cada año se hace, pero gracias a usted no es así ,soy uno de los mejores tiradores de la comisaría, no puedo decir que el primero pero si uno de los más sobresalientes, usted sabe que  eso sólo se consigue con mucha práctica y eso es lo que menos se ve por acá, hace tiempo quería encontrar una forma de contactarme con usted pero no sabía cómo, pero al fin recordé su club de tiro y lo vi en las fotos y me alegro verlo tal y como lo recuerdo una gran persona y un gran maestro del tiro táctico, solo quería saludar y agradecer todo lo enseñado y fue un gusto saber de usted, también le deje un saludo en la pagina del club de tiro ojalá lo lea se despide uno de sus alumnos carabineros de la promoción del año 2003 carabinero Miguel Maureira, hasta luego mi mayor y gracias.

Ex alumno de tiro táctico de carabineros

Primero que todo, conocer al profesor (agradable y simpático como primera impresión). Luego, la forma que tuvo de enseñar fue muy fácil, entretenida y a ratos divertida. En todo momento me entregó confianza y seguridad, lo cual fue fundamental para mí, ya que justamente carecía de confianza en mi misma y en mis capacidades. En cada clase era claro al explicar y luego de cada practica o información venía la pregunta obligada “¿alguna duda?, ¿alguna pregunta?, comentarios”.
Los errores, los tiros desviados,  eran explicados de por qué habían ocurrido y por supuesto la subida de ánimo y la invitación a seguir practicando,  por que, para el profe siempre uno podía mejorar, eso era obligación. En está parte el profesor siempre me hizo sentir que yo era muy buena y los halagos eran estimulantes, terminaba creyéndolo y me ayudó mucho.

Al momento de comenzar el curso, la mentalidad cambia,  en el sentido de que uno tiene mas conciencia de la destreza, conocimientos, confianza, seguridad y que al estar preparado acerca de la manipulación de un arma ya no existirá el temor de “y qué hago con esto? o, me da miedo tan solo pensar en un arma”, esas ideas van desapareciendo y la seguridad que uno tiene al ponerse en situación de peligro es una herramienta que juega a favor de uno y eso se agradece.

Me gusto mucho el curso,  fue una experiencia muy positiva, creo que el profesor tuvo mucho que ver en que fuera así y por lo mismo me quedé con gusto a poco.

Violeta O.

Junto a mi esposa vivimos en una parcela, por lo cual pensamos que sería buena idea comprar un arma de fuego, pero desconocíamos que tipo de arma sería la más adecuada y como utilizarla.

Fue así que nos contactamos con Rodrigo León y decidimos tomar su curso de “defensa personal con arma de fuego”.

Durante las clases nos explicó las leyes que se relacionan con el uso de armas de fuego y  tuvimos la oportunidad de probar varias pistolas, lo que nos permitió elegir la que más se adecuaba a nuestras necesidades. Sin embargo, lo que considero más importante fue la preocupación de Rodrigo por enseñarnos las reglas de seguridad, que ha evitado que nos dañemos a nosotros mismos o a otros, durante las prácticas de tiro.

Ahora bien, el curso está destinado a enseñar los principios básicos que rigen la defensa personal, lo cual lo diferencia de cualquier otro entrenamiento que puedan recibir de un profesor de tiro, que les enseñará a disparar, pero no a proteger adecuadamente su vida y la de su familia.

El curso nos motivó tanto, que seguimos tomando clases con Rodrigo,  compramos dos armas y nos hicimos socios de un club de tiro, al cual asistimos regularmente.

Finalmente deseo comentar que el “tiro defensivo” no es una actividad barata y deben estar dispuestos a gastar en buenas armas y equipo, y sobre todo en balas. Por eso, es tan importante contar con una persona honesta y de experiencia, que los guíe a través del proceso, y sobre todo que evite que se hagan daño o que hieran a otro durante el entrenamiento.

Deseamos agradecer a Rodrigo por haber compartido con nosotros su amplia experiencia y si bien es un profesor bastante estricto y exigente, logró transformarnos en tiradores aceptables y “seguros”.

A. y G.

Hace algún tiempo, con mi mujer tomamos la decisión de vivir en una parcela. Esta decisión conlleva beneficios maravillosos, pero también cuidados que usualmente no hubiese tenido en mi anterior domicilio en un departamento.

Vivir en un lugar más amplio con más perímetros que resguardar, con menos vecinos cerca a quien recurrir, generan una evidente sensación de mayor inseguridad y exposición a sufrir algún problema con la delincuencia. Es el costo de una mejor calidad de vida o simplemente de los sueños que uno siempre tuvo. Bajo este nuevo contexto y escenario, decidimos adquirir un arma.

Después vino la pregunta… ¿Qué compro?… bien o mal asesorado por la inexperiencia de la gente decidimos comprar una escopeta de repetición. Las razones fueron las típicas que se conversan entre gente sin conocimiento… “son menos peligrosas para los niños” … “no necesitas tanta puntería” … “son más intimidantes” … “son más efectivas”…..  Con el tiempo supe que, si bien me servía… no era la mejor elección para mi realidad.

Una vez con el arma en la mano y luego de pasar toda la burocracia (muy necesaria y bien justificada) que nos impone la ley comencé la búsqueda de alguien que me “CAPACITARA” en el uso del elemento. Aquí es donde aparece don Héctor Rodrigo León, Mayor en Retiro de Carabineros con toda la experiencia y sabiduría que los años de servicio y cursos de especialidad le confieren.

Rodrigo nos hizo “cambiar el switch” y nos hizo entrar en razón en lo que nos estábamos metiendo. Aquí algunas de las frases que permanecen en mi cabeza claras y siempre presentes;

 “Si compras un arma debes estar dispuesto a usarla, a usarla bien y a usarla sabiendo que lo que harás puede marcar la diferencia entre seguir adelante con tu vida o no poderla contar”.

“Si compras un arma para defensa, debes aprender a usarla para defenderte. Defenderte de los delincuentes y después defenderte ante el fiscal a quien debes convencer que actuaste dentro del marco legal que te resguarda. No cometer errores, no sobrepasarte”.

“Si te compras un arma para mostrarla a tus amigos, o para disparar un “cuetazo al aire” para asustar, no estas entendiendo como piensa el delincuente… mejor véndela, espera que te asalten, cobra tus seguros y trata de seguir viviendo como te dejen, o con lo que te dejen”.

“Tienes que estar muy claro, frío y consciente de lo que haces y de las decisiones que tomas en muy poco tiempo. Con la adrenalina y el miedo que a todos nos puede causar una situación de riesgo uno se bloquea, entrena… sigue disparando”.

“…  los problemas empiezan después de haber disparado”

La experiencia de las enseñanzas de Rodrigo es vital para entender el problema que queremos solucionar con nuestras armas. Su curso de 3 días es la mezcla exacta entre aspectos legales, mitos que se deben derribar y la sabiduría de alguien con muchos años de servicio, muchos disparos percutados y un par en el cuerpo. ¿Quién mejor que alguien con esa experiencia para enseñarte cómo usar el arma, como moverte en tu casa, como proteger a tus hijos?

Rodrigo enfoca muy bien su curso, separando muy claramente la capacitación técnica del uso del arma del concepto de “USO DEL ARMA PARA DEFENDER A TU FAMILIA”, y cuando digo “defender” es defender de los delincuentes y de los malos usos que uno mismo le puede dar al arma. El curso también incluye aspectos relativos a tu hogar, como identificar tus zonas de “parapeto”, donde tener las armas para un uso rápido y efectivo, tácticas de cuidado de tus hijos, técnicas para identificar riesgos delictivos, etc etc.

Luego de haber tomado los cursos de Escopeta y Pistola con Rodrigo, no concibo el tener un arma sin antes pasar por las manos “DE UN EXPERTO EN DEFENSA PERSONAL Y DEL HOGAR”. También les recomiendo a los matrimonios tomar estos cursos con sus parejas, ambos logran apoyarse y corregirse, ambos están en conciencia de lo que están haciendo y en el momento de los problemas… algo muy simple… dos disparan más tiros que uno y algo vital…. mientras uno dispara… alguien tiene que proteger a los niños y esa protección debe ser armado. En mi caso, en una parcela, una segunda arma hace la combinación perfecta (escopeta + pistola) para defensa del hogar.

Les recomiendo a todos tomar estos cursos con Rodrigo, también les recomiendo entrar al Santiago Shooting Club para que se mantengan disparando y entrenados.

Finalmente agradezco a Rodrigo su generosidad al entregar este conocimiento producto de años de experiencia, su empeño por que lo hagas lo mejor posible, y su capacidad de hacer de este curso una experiencia magnífica. Su afán y objetivo es el mismo que buscamos todos, ayudar a proteger a los ciudadanos de nuestro país.

AC. y DR.

HÉCTOR LEÓN ES MIEMBRO DE:

International Defense Pistol Association Nº CE 0003
Santiago Shooting Club
Alumno Permanente de Suarez International